jueves, 23 de junio de 2016

HOMBRES DESDE ACÁ - Federico Luppi y Los Andariegos [Argentina]





subido por Mª Cristina de Croce


HOMBRES DESDE ACÁ
Canto -  poema argentino                                      
de Leonardo Castillo                                            

Dice: Federico Luppi - Canta : Alberto Vega
Música: Angel  Ritro - Raúl mercado - Roberto Palmer
cortinas musicales : Agustín Gómez
portada : Carlos Alonso
                                                               TEMAS:

1. Sombras del caudillo - poema y puente musical - Castillo - Ritro y Mercado   2:35
2. Adiós al caudillo - canción Castillo - Ritro y Mercado                                      2:50
3. Puente musical - Castillo - Ritro y Mercado                                                       0:43
4. Hombres desde acá -  poema  Castillo                                                                1:35
5. El leñador de pinas - poema Castillo                                                                   1:52
6. Hilo de sombra - aire de milonga - Castillo - Ritro y Mercado                           1:55
7. La memoria sola - poema Castillo                                                                       2:02
8. Toro - zorcico - Castillo - Ritro y Mercado                                                         1:40
9. Dibujo primario  - poema Castillo                                                                       1:36
10. Canción de paloma y niño - canción - Castillo - Palmer                                   1:40
11. A  nadie que viva en las ciudades  - poema -  Castillo                                      1:12
12. Zamba de luz y verano - zamba - Castillo - Palmer                                          3:08
13. Ese raro tronco - poema - Castillo                                                                     2:17
14. Leyendas del río - litoraleña - Castillo - Palmer                                                2:02
15. Tanto andar - Poema - Castillo                                                                           2:30

Leonardo Castillo lleva mi apellido; Ramallo ,su pueblo está pegado a San Pedro. Este último azar y no el bautismal, me infundió la sospecha de que somos parientes. Robar naranjas a la siesta, mirar de noche el Paraná.-
La enormidad de una luna atigrada acechándonos la adolescencia desde las islas -. Es, cualquiera lo sabe, más irrevocable que descender del remoto bisabuelo Bernal Díaz. Leonardo Castillo, además eligió la literatura y cree, entre otras cosas,  “que a la paz hay que ganarla”, que la paz es una “paloma definitiva en la boca de un fusil”. Y eso me basta para hacer de la misma familia. Lo conocí hace 6 años, por una carta que envió a EL ESCARABAJO DE ORO, una carta llena de amor al país, de desconcierto y de violencia; una noche lo vi, en San Pedro ; los gestos , la mirada , coincidían  con sus palabras. Qué elogio mayor se puede hacer de un poeta! El mismo, entero, era sus palabras. Usted lo va a escuchar ahora. Va escuchar al negro Vega y a Federico Luppi interpretando su rabia, sus ganas y su ternura; si no siente que su adolescencia (la de Ud.) transcurrió también en las márgenes de una luna mojada y amarilla, si no siente que de ahí viene un gran amor por todas las cosas - y un gran odio, por los que no quieren que el mundo sea como se lo ve, de chico, al resplandor de una naranja - , vaya y cambie este disco : usted no es de la familia, de “ese raro tronco ” y no va entender qué quiere decir el ”Varón” Luppi, este otro pariente lunar y frutal y perito en río, cuando reinventa en su voz el linaje de Leonardo:

Mi madre,  mi padre.
Ese raro tronco
que me parió con alas.

Abelardo Castillo

En la copa de sol está la noche y el ayer, porque la copa de sol, como la raíz del árbol, necesita nutrirse para darse. Y la raíz se nutre en el canto de la tierra, qué es el canto de sus hijos, sus poetas, sus músicos, sus cantores. Porque si a alguien eligió el dios de las siembras para investirlo representante suyo, ese alguien fue un poeta, un poeta ungido en magia y pueblo, unidad y multiplicidad del pan prometido. Pan del ayer sangriento, de la noche espesa y honda , de la copa de sol que dejará fluir la perspectiva sonora de la esperanza.
Castillo es hoy ese poeta ; Ritro , Mercado y Palmer , los forjadores del aire construido en música ; Alberto Vega , la música levantada en voz ; Federico Luppi , la voz reencontrando el verbo del poeta. Y en esta parábola, en este círculo de vida, de volver, de comenzar siempre, el AYER, LA NOCHE ... y la copa de sol, inmensa y refulgente, emergiendo desde el seno de las viñas  y los trigos para pintar en palabras la riqueza ancestral de tanto hombre, de tanta patria, de tanto amor volcado como una copa de sol, universal y nuestra.
Roberto Margarido

1 comentario: